Loading...

lunes, 26 de abril de 2010

Automata

Amarillos turbulentos, me despiertan en la calle. Cansado de agonizar tus labios, reduzco mis sombras a la afinidad de colorearte a la luz de cualquier faro.

Exégeta de mi alma, se ha vuelto mi reflejo y convierte en silencio, las tropelías de mis juglares.

Acaban (cuando comen tus orejas de cristal) los pordioseros de mirar tus ramilletes de cristal.

Escriben en convergencia tus astutos albedrìos y se yuxtaponen a tu inocencia: las lágrimas que vierte la rama que se aloja en el afelio de tu alma.

Escucha lo que callo, puede que el negro de mi universalidad termine por traducir las monosílabas que se unen al final de tu frenesí .....





"La poesía es unir dos palabras que nada tienen que ver entre sí" .. G. Lorca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario