Loading...

martes, 6 de julio de 2010

A la memoria de mi abuelo o mejor dicho: a mis recuerdos sobre el ....

Caballo blanco, recio y cansado,
vieja tertulia de bastos fermentados,
escribiste historias con entre l{ineas de arrugas,
viviste la vida: dogmático y poco sensato,
dejaste entre risas y cantos,
dejaste la vida con boina y caballo.

Vive ahora tu dulcísima muerte,
entre cetros de tierra y tronos de memorias.

No fuiste nada, por que aun eres mucho,
llevo tu sangre y el nombre de mi madre,
nos dejaste a todos, el remanente de recuerdos que ni tu mismo viviste,
pero a la voz de las memorias, a nadie le importaría jugar con la verdad.

De siempre fuiste anciano con cervicales de jugador
y tu vida como baraja, la dejaste al azar, enfrentado al enemigo
a base de improperios de hace ya tiempo y esperando que al último llegara la copa de oros.

Dejaste en mi, tus palabras de viejo y te llevas contigo, mi vida de niño.


¡Adios mi viejo!, ¡adios abuelo!, viviste la vida como ya pocos lo hacen y entre tus últimos arrepentimientos, volviste "santitos" a varios canallas y dejaste varadas a todas tus damas.

Has de nadar ahora, entre gotas de plañideras y los llantos amórficos de los mas jovenes y hasta los mas viejos, que traducidos a tu tiempo, todos dirían: ¿Por qué te vas abuelo? ¡¿Por qué te vas si yo te quiero?!.

No se si se ha cumplido, tu ideal de lo eterno, pero acá entre lo que dejas, tu recuerdo es permanente y el apellido es símbolo de por vida de lo mucho o poco que dejaste.

Dejas los ojos cerrados y sonríe, esperame sentado al otro lado del río, dejate la boina y tira el bastón, ya te alcanzaré cuando la muerte me alcance, pon la mesa, que yo llevo la baraja, ya encontraremos una mano eternay como la tercera hace al campeón, quitate las escamas, pero dejate la piel de león.


.... era un hombre necio, terco y testarudo, era un hombre bueno, ese era mi abuelo !! .....


Adiós mi viejo, adiós abuelo ......

domingo, 4 de julio de 2010

Canto 2 .....

Estos ojos que dominas,

estos vidrios que te quieren,

y esas letras que te hieren,

son reflejo de mis labios que calcinas.

Esos trazos que combinan,

con tu mano en el mortero,

con tu amor de pordiosero,

retumban en mis manos que te asimilan.

Este amor, el que olvidaste,

ha venido a hablar conmigo,

a saber si sigo vivo,

a decirme, que moriste.

Eliminando la moral 4 .........

Cansado estoy,
de esta terrible manía de hablar de amor,
que ya no me toma por sorpresa,
por que ya no se acompaña con champagne y con cerezas.

Ya ni siquiera la constante ni la radical,
por que acompañarlo de chocolate resulta igual,
que sazonarlo con pimienta pero sin sal.

Por que aun conservo el gusto ,
pero se me olvido el sabor.
Ya no lo puedo combinar con una mano,
con una caricia,
ni una sola mirada me dejas,
mucho menos tu cadencia.

Por que un día ame como loco, como se debe hacer (la única forma en realidad)
no lo bebí con nada, pero aun asi me puso borracho y me gusto tanto,
que lo tome hasta el cansancio.

Perdido estoy en esta terrible manía de hablar de ti,
no de tus ojos,
ni de tu boca,
mucho menos de tu cuerpo,
sino de ti,

Por que si ya te probe una vez, lo único razonable sería hacer una dieta,
al menos un amor bajo en ilusiones,
de esos,
que no rompen corazones.

Tal vez ayunarte, pero en todo caso solo una vez al año,
que de otro modo,
me tendría que volver vegetariano

jueves, 1 de julio de 2010

Eliminando la moral 3

Ojos rojos, transitan mis manos,
extractos de riñas, destruyen mis labios,
exije mi vida, saciar su destino,
retomo añoranzas que nunca fueron mías.

Corrijo razones, para no saber de ti
y subrayo otros cuerpos para traducir mis retazos,
no vivo la vida a través de traducciones,
sino de tipografías verticales donde las cosas duelen menos.

Sobre tu ombligo abandono todo eufemismo
y recorro tu cuerpo con el candor de mis manos.

Lamento tu ausencia sobre la tumba de tus recuerdos
y revivo no otra cosa, sino tu capacidad para olvidar.

Canturreo historias, en la languidez de la noche,
esperando que mi memoria sobreviva a la cesárea de la mañana.

Cuencas y ojos permanecen en el olvido, da igual lo que se sepa o lo vivido,
dejo moldes hecho de plomo, pesados y tóxicos: esperanza del moribundo .....



Héctor Luya ....